El discurso ambiental ha sido uno de los más usados por los intereses del capitalismo con el fin de justificar los saqueos de recursos naturales, la apropiación y alteración de ecosistemas y el control absoluto de la naturaleza para convertirla en la abastecedora en potencia de las diferentes industrias, a costa de su propio deterioro. La elaboración de los denominados biocombustibles es un ejemplo claro de esto, pues se fomentan bajo el amparo del cuidado del medio ambiente, la disminución de gases tóxicos en el aire aparte del incremento del precio del petróleo.

Leer más:Los combustibles alternativos ¿Para quien la alternativa?