Dos educadores asesinados en el gobierno de Juan Manuel Santos

Educación
Typography

{image}http://www.eldia.co/images/stories/210910/003.jpg{/image}A poco más de un mes de haberse posicionado el actual presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, ya han sido asesinados dos docentes de instituciones oficiales en el país.

Estos hechos dejan de manifiesto que la nueva administración Santos no es más que la continuidad del régimen anterior, ya que durante los 8 años de la era Uribe fueron asesinados 262 docentes, dando como resultado un promedio funesto de 3 maestros asesinados por mes, casi los mismos que lleva esta administración en su primer mes de mandato. 

El primero de estos hechos sucedió el pasado 9 de septiembre en el municipio de Ancerma (Cauca), donde Segundo Salvador Forero, rector de la  Institución Educativa San Gerónimo de Tejero, fue obligado a salir de las instalaciones del plantel por dos hombres armados, quienes acabaron con la vida del maestro cuando ya lo tenían fuera.

Al día siguiente, pero esta vez en el Barrio Mogambo, en la ciudad de Montería (Córdoba), se registró a las 6:30 p.m. el segundo hecho funesto. Esta vez la víctima fue el docente  Luis Fernando Hoyos Arteaga, quien laboraba en  la Institución Educativa San Luis de Campo Alegre,  en el municipio  de Lorica.

El maestro se encontraba en esta ciudad visitando el hogar materno, cuando unos individuos que se desplazaban en moto lo embistieron a disparos, ocasionándole la muerte.

Frente a estos tristes acontecimientos, el magisterio nacional se ha pronunciado ante las autoridades nacionales, y ha pedido al Ministerio del Interior y de Justicia, Ministerio de la Protección Social, Ministerio de Educación y Fiscalía General de la Nación, que se generen acciones e investigaciones pertinentes para detener esta ola de homicidios.

Cabe señalar que en el departamento de Córdoba ya son 5 los docentes asesinados en lo que va del año, y aunque en el departamento de Caldas es el primer homicidio registrado en el año, los docentes que allí desempeñan su función social atraviesan por una grave y complicada situación, ya que han sido amenazados en varias ocasiones sin que las autoridades departamentales tomen cartas en el asunto.

Por el contrario, las autoridades han negado de manera sistemática el estatus de amenazado a los docentes que se encuentran bajo esta situación, lo cual ha impedido la reubicación de estos, viéndose obligados a continuar sus labores  en el ambiente hostil generado por las amenazas; situación especialmente crítica el municipio de Ancerna.

Por todo lo anterior, los docentes del país están exigiendo una vez más a las autoridades nacionales, departamentales y municipales, que se den garantías para el ejercicio de la actividad docente y para el ejercicio de la acción sindical; pero sobre todo que generen las medidas necesarias para garantizar el derecho a la vida y a la integridad personal de los maestros colombianos.