En La Macarena, la fosa NN m?s grande de Am?rica Latina. Fotos exclusivas

Conflicto armado
Typography
{image}http://www.eldia.com.co/images/stories/120210/fosa_lamacarena.jpg{/image}La nota corrió como el humo. Pero como eran  las fiestas de fin de año y comienzos de la nueva década,  pasó desapercibida. O algunos quisieron que fuera así.

Lo cierto es que muchos medios colombianos habían leído el artículo escrito por el periodista argentino Federico Rivas en Crítica, a comienzos del año sobre del espeluznante hallazgo: en el cementerio de La Macarena, en el corazón de Colombia, se encuentran cerca de 2000 fosas de NN.

“Activistas de derechos humanos denunciaron que en La Macarena, zona de operaciones contra la guerrilla de las FARC, el Ejército enterró sin identificación a campesinos y líderes sociales. Los militares defienden que sólo hay caídos en combate”, citaba el diario argentino.

Eldia.com.co  conversó el 5 de febrero  sobre el tema con el secretario del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, Jairo Ramírez, confirmando lo relatado.

“Prácticamente supimos por casualidad de este hallazgo. Cuando acompañé a una comisión de eurodiputados ingleses que nos habían solicitado llevarlos a alguna zona de conflicto en Colombia, decidimos partir a La Macarena”, anota Ramírez. “Allí, organizaciones como el Comité de Derechos Humanos de La Macarena y la Asociación de Campesinos del Bajo Ariari,  nos hablaron  de la existencia de las fosas comunes  desplegadas en un gran costado del cementerio de la población ”, añade.

En una colina, a menos de 800 metros, se encuentra el batallón del Ejército que domina toda el área. El reportero argentino señalaba que de  confirmarse la cantidad de cadáveres en La Macarena, la fosa sería la más grande de América Latina. Las fotos que publicamos aquí en forma exclusiva, demuestran la certeza de esta predicción.

“Los pobladores nos dijeron que muchos campesinos, sindicalistas y dirigentes sociales han desaparecido, pero cuando ubicamos al jefe del Ejército nos manifestó que no tenían conocimiento de personas desaparecidas. La comunidad nos llevó entonces a un cementerio que está entre la base militar y el aeropuerto y allí nos encontramos con que en la parte de atrás había cientos y cientos de placas blancas de madera con números que supuestamente pertenecen a NN”, contó Ramírez a Crítica de la Argentina.

El alcalde de La Macarena, Eliecer Vargas Moreno, estima que en la fosa común podría haber entre 1.500 y 2.000 cadáveres y denunció que su población “se convirtió en el sitio de la disposición de los muertos de la guerra”. El exceso de cadáveres por metro cuadrado está contaminando las aguas que abastecen a La Macarena, de acuerdo con denuncias recibidas por la Defensoría del Pueblo.

“Estamos hablando de un número impensable de muertos –dijo Ramírez–. En toda Colombia hay unas 3.500 fosas comunes con 52 mil desaparecidos desde los 80, pero en todas ellas no hay más de 15 o 20 cuerpos. Hasta ahora no se conocía un espacio que albergara 2.000 cadáveres”.

La principal preocupación del jurista citando a Crítica es que “muchos de esos cuerpos llegaron aquí a lo largo de 2009” y podrían ser casos de “falsos positivos”, es decir cadáveres de inocentes que el Ejército hace pasar por guerrilleros para cumplir con las metas de eficacia que impone la política de “seguridad democrática” del gobierno de Álvaro Uribe. Sin embargo hay placas como se ve en las fotos, escritas por el sepulturero, que datan de 2004.

La fiscalía colombiana ya fue informada de la existencia de la fosa común, pero realizará exhumaciones “entre el 19 y el 21 de marzo”, pasadas las elecciones legislativas.

Mientras tanto, el Ejército insiste en que los cuerpos enterrados en La Macarena corresponden a guerrilleros muertos en combate. El general Javier Flórez, comandante de la Fuerza de Despliegue Rápido, adscrita a la Fuerza Omega, sostuvo incluso que sus hombres “no hacen ningún levantamiento” de cadáveres, sino que dejan esa tarea a la Policía Judicial (DIJIN).

Sin embargo, la versión del Ejército no coincide con el relato que escuchó Ramírez del encargado de enterrar a los muertos en La Macarena. “El sepulturero nos contó que llegan helicópteros militares con cadáveres que depositan en una casilla junto a la fosa. Dos o tres días después los cuerpos se pudren y él tiene que enterrarlos y colocarles un número”, relató Ramírez.

Fuentes  de La Macarena indicaron a esta página, que el martes 3 de febrero visitó el cementerio una delegación bien importante sin la compañía de ningún medio, con el mismo sigilo con el que  fueron abandonados aquellos centenares de cadáveres: la integraban el ministro de la Defensa, Gabriel  Silva y el embajador de EE.UU.

La preocupación ha empezado a rondar en las altas esferas oficiales antes semejantes revelaciones que ponen otra  vez en entredicho los métodos para afianzar la seguridad democrática.