Cali
Typography
{image}http://www.eldia.com.co/images/stories/310809/electrificadoras.jpg{/image}Las multinacionales encuentran en Colombia un paraíso para sus negocios, el gobierno les concede a través de la CREG altas tarifas para los usuarios, le vende al sector una infraestructura muy barata, y una mano de obra regalada en la que cualquiera invierte con unas ganancias aseguradas.
 
La política tarifaria es un peligro para los usuarios y una ventaja para los nuevos inversionistas de energía; en el Valle del Cauca la relación de EMCALI (todavía pública) a EPSA de la multinacional española Gas Natural, es de 266 pesos a 388 pesos respectivamente, con una diferencia de más de 100 pesos el KW por hora en el estrato 3.

La razón dada por la Empresa EPSA es la construcción de redes eléctricas en municipios, pero el Valle ya era en 1995 el departamento de mejor infraestructura eléctrica, de tal suerte que EPSA aunque haya ampliado y renovado sus redes el alza de energía no se refleja después de la mejora en la infraestructura.  

Los trabajadores y usuarios deben ser los que ejerzan control a estas medidas tarifarias a través de mecanismos populares como la concentración de masas pronunciamientos hasta referendo para informar y presionar al gobierno contra la explotación de los servicios públicos y con el fin de que revise esta política del sector eléctrico, no es posible que el Estado entregue su patrimonio a las multinacionales para que ellas exploten un negocio que es de los ciudadanos.

“A los trabajadores les prohíben hacer huelga porque el servicio de energía es esencial aunque no lo tienen todos los colombianos, es deber convocar a una resistencia civil, decirle al gobierno que revise su política tarifaria, que se abstenga de privatizar más y que ojala nos devuelva las empresas, como el caso de EMCALI que están a punto de entregársela a los mismos españoles”.

De ahí la labor de SINTRAELECOL “Hemos conversado con compañeros de Sintraemcali y diferentes medios y hemos logrado demostrarle a la comunidad caleña que en caso de privatización las tarifas inmediatamente van a subir, hay un aumento, si los usuarios no entienden la importancia de no vender sus propias empresas, su propio patrimonio, van a tener grandes consecuencias para su bolsillo” afirma Carlos Arturo Murcia de Sintraelecol Dagua.

De acuerdo con Carlos Arturo Murcia, tres multinacionales cuentan con el mayor monopolio de electricidad del país, Endesa, Gas Natural, AES, también Isagen y EPM, esta última entró a competir con las trasnacionales recientemente. Isagen en el tercer lugar de ganancias alcanzó en el primer semestre de 2009 un aumento del 94% con respecto al año anterior y esta siendo vendida en este momento.

Por su parte la EPSA subió sus ganancias en un 30%, mientras que sus trabajadores desde el 2007 considerando las grandes utilidades de la empresa, peleaban un incremento en su salario de apenas 2 puntos encima del índice de Precios al Consumidor (IPC), la administración por su parte quería incluso dejar los salarios por debajo del IPC.

Los agrupados en Sintraelecol recurrieron sin más oportunidad, a un tribunal de arbitramiento en Cali, allí después de tres años de lucha y del fallo legal lograron el incremento de dos puntos en el salario para el 2009 y el 2010, permisos sindicales, un beneficio para los trabajadores de Lima y Calima de 90.000 pesos, el 30% sobre los copagos, entre otros logros.

El balance de la EPSA desde su privatización en 1995 (colocándola como ejemplo) es el paso de 1700 trabajadores a menos de 700 con un trabajo indefinido regulado por un convenio sindical y uno colectivo, con altas tarifas en los recibos, obedeciendo a las políticas de la Empresa.

Ahora la electricidad en el país resulta tener gran potencial para además proveer a Ecuador y mantenerse hasta el 2023 de acuerdo con la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), sin embargo hay que tener cuidado, porque factores climáticos pueden poner en juego esa afirmación y afectar a trabajadores y usuarios que son los que asumen los costos de fallas y problemas en el sector eléctrico.