Paramilitares asedian a l?deres de la comunidad de Paz de San Jos? de Apartado

Conflicto armado
Typography
{video}http://www.youtube.com/v/-5aAmrJs2Vo&hl=es&fs=1"{/video}En medio de la lucha de la comunidad de Paz de San José de Apartado, el pasado sábado primero de noviembre fue víctima de una atentado Jesús Emilio Tuberquia representante legal de la comunidad, fue asaltado por parte de dos  paramilitares en moto, con tal suerte de haber escapado.
 
Desde hace varios años se ha dejado constancias a los entes estatales pertinentes del asedio de  estos actores armados en la región, solicitando las medidas cautelares por parte de mecanismo de derechos humanos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.  Jesus Emilio ha sido victima de varias amenazas desde el 2002.

Fecha en la cual la incursión paramilitar fue apoyad por el ejercito del estado colombiano, muchos de estos testimonios han sido constatado sin trascendencia.  Los miembros del Consejo de la Comunidad siempre se han visto señalados como guerrilleros a sabiendas que el objetivo primordial es el rechazo de cualquier forma de violencia y de actores armados en la región.

Desde hace varios la región a  reunido pruebas del actuar, montaje planificado de la Brigada  XVII del ejército, para acabar con los lideres de la comunidad, el consejo dice  tener férreas pruebas de la relación estratégica de los paras y el ejercito.  En el 2003  unidades del ejercito detuvieron a Jesus Emilio con Rosibel Muñoz acusándolos de ser guerrilleros y amenazándoles de muerte, en ese momento la comunidad se unión y le manifestaron que no se irían de hay hasta que los soltaran  dejaron libres a cinco miembros.  

Dice algunos comunicados que:

El 20 de julio de 2007, a las 10:30 horas, los miembros del Consejo Interno de la Comunidad de Paz: GILDARDO TUBERQUIA, JESÚS EMILIO TUBERQUIA y ANÍBAL DURANGO, fueron detenidos al pasar por el caserío de San José, por hombres de civil quienes les pidieron identificarse. Al negarse ellos a identificarse ante civiles, aparecieron varios policías que les pidieron también identificarse y les entregaron sus documentos a los personajes de civil quienes anotaron sus datos en un cuaderno.

Los líderes de la Comunidad protestaron por un procedimiento tan irregular y exigieron que los personajes en trajes civiles se identificaran. Los policías respondieron que ellos hacían “lo que les diera la gana”. Todo daba a entender que los hombres en trajes civiles eran paramilitares.

Los líderes se regresaron y llamaron a la Defensoría del Pueblo para que pidiera explicaciones, pero la Defensoría y la Procuraduría se negaron a acudir por ser día festivo. Una delegación de la Comunidad con acompañantes internacionales se desplazó hasta el Comando de Policía a pedir explicaciones y el Comandante mandó llamar a los policías, pero éstos negaron que hubiese personas de civil reteniendo a la gente y además negaron que estuvieran anotando informaciones ilegales.