13 menores mueren por desnutrición en el Chocó

politica
Typography

Hasta que no huele a muerte nadie denuncia que niños, jóvenes, adultos y ancianos, se están muriendo de hambre el Chocó. Comunidades como: Unión Chogorodó, Mamey Dipordú, Chintadó, Quiparadó, Salaquí, Juifubur y la punta. Soportan el hambre, el desconocimiento del estado, el robo de sus tierras, la explotación y la vergüenza de morir en tierra fértil. 

Las condiciones de miseria que  enfrentan  los habitantes de estos poblados son las más injustas. La pesca, la caza y la siembra, actividades que grupos indígenas, afrodecendientes y colonos han realizado desde que se asentaron en el territorio, hoy es prohibida por los grupos irregulares que operan en la zona. Hecho que limita la nutrición de estos, ha escasos “trozos de yuca y  plátano de monte” como lo denominan sus habitantes.

La causa de las muertes, diagnostican los médicos que asisten a los pacientes que llegan al centro de salud del Bajo Atrato es: desnutrición severa.

Según el médico de la Pastoral Social de Quibdó y la Defensoría del Pueblo, hasta hoy van 16 personas muertas,  de las cuales 13 son menores (entre  los 10 meses de nacidos y 5 los años de edad), 2 adultos y  1 hombre de 87 años.Para el defensor del pueblo Vólmar Pérez, “la negligencia de la Gobernación (de Chocó) y de las administradoras del Régimen Subsidiado al no adelantar ninguna actividad de promoción y prevención” han dejado el saldo de muertos.

Mientras la crisis sigue, la administración Municipal de Quibdó y el secretario de salud  Víctor Klinger aceptan que han fallado pero se defienden afirmando que: “no es que queramos delegar la responsabilidad, pero los alcaldes son los responsables del primer nivel de  atención”