DESENMASCARANDO A FENOSA

Opinión
Typography
Mucho hemos  escuchado  de Unión Fenosa y su incidencia en el agravamiento de la situación sindical en el sector eléctrico, pero en realidad qué es la Unión Fenosa y cuál ha sido su historial? A continuación intentaremos dar una respuesta a estas preguntas.


 En primer lugar hay que manifestar que Unión Fenosa es la tercera eléctrica de España  cuyos principales accionistas son Banco Pastor, Caixa, Caja de Ahorros de Galicia, BBVA, BSCH y ACS Actividades de Construcción y Servicios S.A., entre otros. Fenosa es un grupo empresarial que tiene como finalidad la generación, transporte, distribución y comercialización de electricidad y gas natural, al igual que prestar servicios de asesorías a través de su filial Soluciona.
 
Unión Fenosa pudo expandirse en los 90’s hacia América Latina gracias al apoyo financiero y político del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo, mediante el cumplimiento de las exigencias que estos organismos multilaterales condicinaron al Gobierno Nacional para generar reformas como la privatización de las empresas estatales que financieramente eran inviables,  ejemplo de ello fue Corelca (Empresa Pública que se encargaba de la generación, transmisión, distribución y comercialización de la energía) cuya situación financiera no era la más rentable fue minimizada y dividida en Corelca Generación y Corelca Transmisión y creadas cinco nuevas electrificadoras entre las que se encontraban Electrificadora de la Costa Atlántica S.A. – Electrocosta y Electrificadora del Caribe S.A.- Electricaribe, las cuales en julio de 1998 fueron capitalizadas por un consorcio conformado por la estadounidense Reliant Energy y la venezolana Corporación Electrificadora de Caracas, quienes pagaron la suma de 800 millones de dólares y se constituyeron en los socios mayoritarios al poseer el 65 % de las acciones. Ya en noviembre del 2000 Unión Fenosa compra Electrocosta y Electricaribe por tan sólo 400 millones de dólares, la mitad de lo pagado dos años atrás por el consorcio de la Realiant Energy y la Corporación Electrificadora de Caracas, debido a los problemas de cartera que tenían éstas empresas.  Sin embargo, Unión Fenosa, consciente de como su inversión sería retribuida a largo plazo, decidió arriesgarse porque sabía las cuantiosas ganancias del sector eléctrico.
 
 Según el informe de 2004 de la Defensoría del Pueblo, en el año 2003, Fenosa ya sabía de la inviabilidad financiera de  sus filiales prestadoras del servicio de energía eléctrica debido al estudio realizado por la firma consultora Deloitte & Touche, quien le expresa que los altos costos pensionales asumidos y el insuficiente margen operativo, entre otras razonas, se constituía en los fundamentos de la inviabilidad y que la única forma de superarla sería el incremento de tarifas de un 20 – 22 por ciento.

Es así como Fenosa, desde que llega al país hasta la actualidad, implementa un sinnúmero de tácticas fraudolentas para recuperar la cartera y disminuir sus pérdidas. Ejemplo de ello fue las fuertes presiones que la multinacional le hace al Gobierno Nacional diciéndole que dejaría sin fluido eléctrico la región del Caribe Colombiano o se marcharía del país si no se tomaban las medidas necesarias para superar la crisis financiera generada, según Fenosa, por los  altos índices de pérdidas, el bajo recaudo, la vertiginosa morosidad de los usuarios, los elevados costos de funcionamiento, los constantes atentados a la infraestructura eléctrica por parte de los grupos insurgentes, la cultura de no pago, las altas deudas del gobierno ya que eran los entes estatales los que adeudaban algo menos de la mitad de la cartera morosa de las filiales de Fenosa, la alta carga prestacional y las bajas tarifas.

Con estas presiones Fenosa, accionista mayoritario con un 70%, obtuvo que el Estado Colombiano, bajo el gobierno de Alvaro Uribe Velez, accionista minoritario (30%) de Electrocosta y Electricaribe le recapitalizara a Unión Fenosa en detrimento del patrimonio nacional cuando dichas empresas debieron haberse disuelto o haber sido intervenidas por La Superitendencia de Servicios Públicos.  Igualmente se facultó al Gobierno Nacional a pagar las deudas de las entidades territoriales con recursos del Fondo Nacional de Regalías.  No siendo esto suficiente, se creó el Fondo de Energía Social (FOES) para subsidiar a los usuarios de los barrios y zonas más carenciadas de toda colombia, que para el caso de Electrocosta y Electricaribe, el 72% de sus usuarios pertenecen a los estratos 1 y 2 , es decir los considerados como las llamadas zonas carenciales. Es señalar que el FOES se financia con los beneficios que obtiene el estado en la venta de energía a Perú y Ecuador; lo ilógico es que son las empresas Electricaribe y Electrocosta las que cobran los subsidios  de los usuarios y las que determinan cuales son los barrios y las zonas marginales o carenciales por atender. Y ni hablar de las constantes alzas tarifarias, auspiciadas por decreto del Gobieno de Alvaro Uribe, ante la recusación elevada por las electrificadoras a los miembros de la Comisión de Regulaciónde Energía y Gas - CREG, quienes son los competentes por ley para definir la revisión tarifaria de éstas.

Otra de las irregularidades de Fenosa, son los constates cortes de luz a los que somete a los pobladores, cortes que en diferentes pobaciones se dan los 7 días de la semana por más de 12 horas diarias.

Todo esto ha generado la inconformidad de la comunidad, quienes se quejan por la inadecuada prestación del servicio de energía eléctrica, pues casos que por causa del mal estado de los postes y de los cables y por la falta de mantenimiento de las redes eléctricas han cobrado hasta vidas humanas. No por ello no sorprende que la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios haya señalado a Electricaribe y Electrocosta como dos de las compañías que peor servicio prestan en Colombia.
Y ni que decir del sindicalismo del sector eléctrico que se ha visto afectado no solo por la privatización de las empresas, sino también por la violación a los derechos humanos al ser víctimas de las constantes amenazas, desapariciones, despidos masivos y asesinatos selectivos con la finalidad de debilitar el movimiento sindical a través de la muerte y el horror implementada por los gruos paramilitares que se encargan de garantizar la entrada y presecia de las multinacionales.

Para finalizar es importante aclarar que Unión Fenosa hace presencia en los siete departamentos de la Costa Atlántica a través de sus filiales Electricaribe, Electrocosta y Energía Social, de la cual no hablamos por tratarse de otra temática compleja que desarrollaremos en otro espacio.  También Fenosa hace presencia en el Valle del Cauca, excepto en Cali a través de su filial EPSA (Empresa de Energía del Pacífico).  Otra empresa que es de propiedad de Fenosa es Soluziona Colombia, empresa que desarrolla ingenería, consultoría y tecnología en el sector y la cual fué una de las muchas empresas que financió la primera campaña presidencial de  Alvaro Uribe Velez.

Bibliografía
Unión Fenosa en Colombia, Observatorio de la Deuda en la Globalización.