Elogio a la memoria de nuestros compa?eros asesinados

Opinión
Typography
La historia de Colombia invadida de violencia, ha vinculado parte importante del sindicalismo colombiano a esas fuertes luchas de las cuales se ha visto atravesado bajo la mano de la injusticia. Una historia sindical tachada por algunos como obstáculo para a economía del país, para otros como, el impulso y uno de los bastiones de la fuerza de los trabajadores colombianos. La imagen perversa del ejercicio sindical y su falta de garantías se convirtió quizás en la primera estrategia para avalar una práctica sistemática de eliminación bajo la retórica de un enemigo, “estableciendo una especie de tradición sangrienta alimentada de difamaciones e imágenes artificialmente fabricadas ubicando a los sindicalistas a orillas de los enemigos y cubriendo a los sindicatos bajo una especie de protección en un enrarecida y prolongada práctica de impunidad”.
 
Más de 2.515 sindicalistas han sido asesinados desde hace 21 años, mas de la mitad que ocurren en el mundo son en Colombia, con una margen del 88% de homicidios, según la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres CIOSL. En promedio los sindicatos mas afectados por los homicidios son del sector educación con 825 casos, sigue los de agricultura con 790, manufactura con 92, minas y canteras 97 asesinatos 85 de electricidad, 53 en el sector oficial y 52 muertos del sector salud, afirma la Escuela Nacional Sindical. En lo que va corrido de la administración de Uribe ya se completan 558 asesinatos, que para este año van treinta y seis dirigentes y 24 afiliados asesinados.

En los últimos días hemos presenciando el asesinato de algunos compañeros sindicalistas, el caso de la Profesora MERCEDES CONSUELO RESTREPO CAMPO, Docente de la Institución Educativa “Hernando Botero O’Byrne”, del Municipio de Cartago, Departamento del Valle del Cauca, el 7 de noviembre de 2007, que hacía parte hace 4 años de la subdirectiva del Sindicato Único de Educadores del Valle, Sutev, en Cartago, donde  desempeñaba el cargo de Secretaria de Asuntos de Mujer, Niñez y Familia. Y el sábado 3 de noviembre de 2007, en el Municipio de Toro, Departamento del Valle, fue asesinado el compañero JAIRO GIRALDO REY, Presidente de la Subdirectiva del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Frutera, Agroindustrial, Pecuaria, Hotelera y Turística del Grupo Empresarial Grajales,  Sinaltraifrut.

Cuatro fueron los factores que marcaron significativamente el periodo, dentro del panorama sindical, el primero de ellos es la ley 789 del 2002 que trajo una precarización para los trabajadores y una alta ganancia para los empresarios. La segunda, es la Política de Seguridad Democrática que ubicó a los sindicalistas como sospechoso tratándolos como posibles subversivos, que se tradujo entre allanamientos y detenciones ilegales y montajes. El tercer factor es el proceso de Paz con los paramilitares la cual ha sido entre muchas cosas una estrategia para desplegar tácticamente el terror bajo la forma de nuevos grupos emergentes como las Águilas Negras y por último y quinto lugar las relaciones siniestras entre los organismo del DAS y grupos paramilitares para asesinar sindicalistas.

El Fiscal Mario Iguaran hablo acerca de la impunidad como “un tema de realidad, incluso procesal, jurídica y política. En materia de atentados de delitos contra los sindicalistas hay impunidad. Tan conscientes somos de esa impunidad que permitimos el seguimiento estricto de esa comisión llamada Subunidad Especial para adelantar las investigaciones por delitos cometidos en contra de sindicalistas y le reportaremos con periodicidad y profundidad todo lo que adelantemos en las investigaciones”.

Amnistía Internacional en un informe especial advierte que desde 1991 al 2006 2.245 sindicalistas han sido asesinados, 138 fueron desaparecidos y 3.400 fueron amenazados, los actores de estos hechos atroces en su mayoría son paramilitares aunque también acusan a los organismos de seguridad del Estado y en una mínima a las guerrillas. Susan Lee directora del programa nacional de América Latina dijo que “los sindicalistas seguían en esa situación, las autoridades colombianas están transmitiendo el mensaje de que pueden seguir cometiéndose abusos contra ellos". Pero el gobierno colombiano rechazó el informe de la organización. El ministro del Interior y Justicia, Carlos Holguín, lo tildó de "sesgado".

No podemos permitir esa situación, hoy y como debería ser todos los días, denunciamos esta crítica situación y llamamos a todos los compañeros sindicalizados a seguir luchando por los derechos laborales, reivindicando la verdadera justicia social, no mas impunidad ni olvido a la muerte de nuestros compañeros asesinados bajo las manos del terror.

Bibliografía:
Correa, Guillermo. “Una Historia Tejida de Olvidos, protestas y balas” 21 años de asesinatos selectivos y sistemáticos contra sindicalistas en Colombia 1986-2006
Webgrafia:
http://www.cut.org.co//index.php?option=com_content&task=view&id=539&Itemid=1
http://www.cut.org.co//index.php?option=com_content&task=view&id=550&Itemid=1
http://cinep.org.co/revistas/controversia/controversia188/188_correa.pdf
http://www.fiscalia.gov.co/PAG/DIVULGA/noticias2006/fiscalmario/FgOIT1Jul04.htm