Rechazo generalizado a la violencia contra la mujer

Educación
Typography

{image}http://eldia.co/images/stories/291010/005.jpg{/image}Para el próximo mes de noviembre se preparan actividades con el fin de visibilizar el tema de la violencia contra la mujer, y promover su estatus como delito. El 18 y 19 se harán mesas de trabajo y el 25 se realizará una movilización.

La primera actividad pretende ilustrar a través de ejes conceptuales la repercusión de las agresiones de género en espacios como el trabajo y el hogar. La segunda fecha es la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que iniciará con un encuentro en FECODE desde la 1 p.m. hasta las 4 p.m., para después participar en la marcha social que tendrá como destino la Plaza de Bolívar en Bogotá.

Estas iniciativas surgen de la preocupación por la poca visibilización de la problemática que fue definida como delito por la Ley 1257 de 2008, sin embargo el común de la sociedad no lo concibe como tal. Es una de las violaciones a los derechos humanos menos señalada y más tolerada, por lo cual desde las centrales sindicales se han venido haciendo todas las denuncias pertinentes y campañas de alto a la violencia en el trabajo y el hogar.

Durante estos meses de trabajo se han creado comisiones para la tipificación de los delitos, el seguimiento y monitoreo a los mismos.  Son considerados al respecto los siguientes asuntos: la violencia intrafamiliar; la incidencia en el mundo laboral desde la no atención a la salud; la falta de una reglamentación para el tratamiento psicológico; y la reparación a las víctimas.

Otro de los intereses es darle fuerza a los temas de la competencia sindical: acoso sexual y acoso laboral, que desde la violencia de género son vergonzosas pero constantes y permanentes. El indicador de estas situaciones está en las denuncias que a diario reciben en los entes que procesan tal información.

Es importante también destacar la importancia del feminicidio, ya que en Colombia en lo corrido del año han tenido lugar  asesinatos políticos y en el ámbito familiar en una proporción de 50 por cada millón de habitantes. De modo que se hace un llamado a la vigilancia social y política a través de trascender el tema, que no quede solamente en la atención a las afectadas y sus familias, estos hechos deben condenarse y no admitirse en la sociedad.

Dejarle claro a la población que la violencia contra la mujer no es un asunto privado, es público y no sólo contempla lo que se refiere a homicidios sino que incluye la violencia verbal y psicológica.