Docentes del Cauca piden garantías para iniciar año escolar

Educación
Typography

{image}http://eldia.co/images/stories/210111/001.jpg{/image}La institución educativa Microempresarial agropecuaria de San Andres en el municipio de Inza,Cauca, ha sido escenarios de varios enfrentamientos entre las comunidades indígenas  y campesinas de la región.

Enrique Castaño, Educador del colegio mencionado, aseveró que los enfrentamientos entre las comunidades urbanas y grupos indígenas es culpa de las autoridades nacionales y departamentales, porque al momento de expedir la normatividad en apoyo a los indígenas, no tuvieron en cuenta otros grupos étnicos, los cuales en el departamento de Cauca son minoría

El 21 de abril de 2010 las comunidades indígenas, se tomaron la  Institución Educativa Microempresarial de San Andres, donde desalojaron 350 estudiantes y 25 docentes, en rechazo a una normativa del gobernador, la cual aseveraba que la institución no era catalogada como parte del territorio ancestral.

Después del incidente mencionado, tanto indígenas como campesinos han sido protagonistas de varios choques violentos, aunque también se han desarrollado varios espacios  de concertacion, para encontrar una salida real al conflicto, aseveró Enrique Castaño.

En el mes de noviembre de 2010, las comunidades étnicas de Inza-Cauca, junto al Viceministro de Educación llegan a un acuerdo  de compartir las sedes de las sedes del Colegio San Andres, impartiéndose en la mañana clase para los indígenas, y en la tarde para el resto de comunidades. Dicho acuerdo se mantendría si los indígenas dejaban sus agresiones contra el resto de las comunidades.

Desafortunadamente, el 25 de diciembre a las 3 de la mañana, cuando la comunidad campesina de Inza se encontraba desarrollando una actividad cultural para conmemorar la llegada de la navidad, la guardia indígena  agredieron a las personas que se encontraban en el lugar, comentó Enrique Castaño.

Los acuerdos de noviembre se rompieron, y las comunidades campesinas  de Inza le exigen a las autoridades nacionales y departamentales para que les brinden las condiciones de seguridad respectivas a los docentes y estudiantes, porque el 24 de enero comienza el nuevo año escolar  y solo se respira un ambiente de hostilidad.